Donbás, la cereza que Rusia no ha conquistado

La invasión de Rusia a Ucrania tiene un claro interés económico. Si Rusia logra apoderarse por completo de la región del Donbás, en el este de Ucrania, podría acceder a grandes reservas de acero, carbón y gas.

Por esto, el gobierno del presidente ruso, Vladimir Putin, tuvo tanto interés en controlar Mariupol: esa ciudad cuenta con una planta siderúrgica muy importante, la fábrica de Azovstal.

Además, conquistar el Donbás le daría control total sobre el mar Negro, pues ya domina los principales puertos del sur de Ucrania: Odesa, Sebastopol, Jerson y la propia Mariupol.

Pero la ofensiva rusa está siendo mucho más lenta y compleja de lo que el Kremlin había previsto. Para la muestra está que fue en el Donbás donde Putin comenzó su ofensiva hace más de cuatro meses, sin lograr el control total de la región. Fue entonces cuando reconoció la independencia de las repúblicas de Donetsk y Lugansk, que hacen parte de esa misma zona.

FUENTE EL COLOMBIANO