Atlético Nacional tuvo el picante en ataque del que habló en la previa ‘Juama’ Lillo. Al minuto cinco ya había marcado con Ruiz, al que le anularon en dos ocasiones ese gol, una por fuera de lugar y otra por una mano, para desafiarlo a intentarlo de nuevo en una acción similar, nacida en un centro de Bocanegra, que pudo traducir en el 1-0 en el Atanasio Girardot (15′). Pero el favorito cometió un error. Le dio al Bucaramanga del ‘Pecoso’ Castro una segunda oportunidad. Tuvo todo para liquidar en los primeros 45 minutos: la posesión, el libreto aprendido y las opciones. Nadie puede refutar la amplia superioridad que mostró en su casa, donde el rival jugó todo el tiempo en su campo producto del ahogo al que lo sometió cuadro verde, que apareció con una línea de tres en defensa y con un Valencia totalmente lúcido en el mediocampo. Entre las múltiples opciones que registró el campeón, que debió irse al descanso con una goleada a su favor, las más claras vinieron de los pies de Dayro, Rodin Quiñones y el propio Aldo Leao. Los tres pecaron en la definición, unos con más culpa que otros, pero con el arco a su disposición para haber sentenciado el juego ante un confundido Bucaramanga, que apenas recibió oxígenos cuando Pérez tenía el balón en los pies. Los goles que perdieron en el cierre del primer tiempo retumbaron una y otra vez entre los verdolagas cuando una acción aislada le permitió al visitante igualar 1-1 un partido en el que no había tenido una sola opción. Un desliz de Palomeque con una falta penal sobre el ‘Tiburón’ opacó el trabajo hecho por el Nacional de Lillo. Cobró Romero y nada pudo hacer Armani para evitar el tanto (57′). Ahí, los pupilos de ‘Pecoso’ se tomaron confianza para mostrar algo de ese juego que los llevó a estar en las finales de la Liga I-2017. Sin embargo, el elenco verdolaga no aflojó. Y empezó una vez más la visita constante el pórtico de Otero, que le atajó a Dayro y estuvo atento en la pelota quieta cuando el delantero y Bocanegra cobraron. Para ganar, los nacionalistas apelaron a la memoria, esa que los hizo sacar en los últimos minutos los triunfos en el remate de la era Rueda. Así. A puras ganas y jerarquía, consiguieron la primera victoria en Liga en el ciclo del español Lillo. Un remate de Aldo que Otero dejó vivo, le permitió a Dayro, el mismo que eliminó en la semifinal a Millonarios, entregarle los tres puntos al local en tiempo de reposición. En la tercera fecha del Finalización, Nacional chocará en el Alberto Grisales con Rionegro Águilas, mientras que Bucaramanga recibirá, urgido por registrar dos derrotas que lleva, a Millonarios, que llega golpeado tras perder el clásico bogotano.

Read more