Donando 4 dólares puede ayudar a Franco a mantener su fundación de perros y gatos

En la guerra y en el amor los animales han estado con este hombre, por eso, ha dedicado su vida a cuidarlos y quiere seguir haciéndolo.

Los recuerdos que más le importan a Franco Angelo Ripoll, a sus 64 años, están marcados por animales. Rememora anécdotas, algunas trágicas en exceso, con la certeza de que estará acompañado hasta la muerte por esos seres que lo han salvado tanto como él a ellos. No sabe con exactitud cuándo proteger a los animales se volvió su propósito: dice que ha rescatado más de 3.500 en toda su vida. Ahora, necesita la solidaridad de la gente para sacar adelante un emprendimiento, recoger dinero y mantener su fundación.

Franco nació con autismo cuando no era una condición muy conocida. Su comportamiento y forma de pensar eran extraños para los demás. Su mundo era una pintura a blanco y negro, habitado por una madre dura y unos hermanos distantes. Para los colores estaban los animales: perros, gatos, caballos, patos, pollitos, renacuajos despertaban su curiosidad y alegría. Después fue amor.

El sentimiento lo heredó del abuelo materno, hombre culto, bueno, estricto, que hablaba tres idiomas y le inculcó la lectura y la música clásica. Le dio los genes paisas (tenía ascendencia italiana por parte del padre).

FUENTE EL COLOMBIANO