Una OTAN que se expande divide a Rusia y Ucrania

El Kiev aseguró que el Kremlin lo invadiría durante esta semana. Si eso ocurre, hay todo un despliegue armado ya listo.

La Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) es la manzana de la discordia de la crisis entre Estados Unidos y Rusia por la aparente intención de este último de invadir, una vez más, territorio ucraniano, como lo hizo en 2014 cuando se anexionó la península de Crimea y Sebastopol.

El régimen de Vladimir Putin reprocha la política de ampliación que tiene la alianza trasatlántica cerca de sus fronteras y ve en Ucrania una línea roja: no aceptará que ese país, que consiguió su independencia de la Unión Soviética en 1991, se acerque más a occidente.

En lo que Putin ve una amenaza, desde Kiev su par y tocayo, Volodímir Zelenski, perfila un objetivo de política exterior. En esa sencilla explicación, con tantos antecedentes como los 30 años de historia de independencia de Ucrania, está el eje de las tensiones militares que se sienten por estos días en la frontera entre los dos países de Europa del Este.

Rusia realiza ejercicios militares con 10.000 soldados en cuatro ciudades, de las que tres son fronterizas con Ucrania y una más queda en las inmediaciones con Bielorrusia, que también es vecina de los ucranianos.

Zelenski desde el Kiev dice estar en riesgo de una invasión, un temor que quedó fundado en enero de 2014 cuando, en medio del Euromaidán que paralizó a su país, Putin ordenó una incursión militar que se apoderó de Crimea y Sebastopol, y se ahondó con la Guerra de Donbás, en la que desde abril de ese año se enfrentan fuerzas prorrusas con el gobierno de Ucrania.

Putin no quiere que su vecino sea otro más de los aliados de occidente, pero este se niega a ceder a las pretensiones de Moscú; Estados Unidos y los europeos quieren seguirse expandiendo a través de la OTAN y Ucrania está lista para dar el paso de unirse al bloque. Si lo hace, el riesgo de un enfrentamiento sería más tangible.

FUENTE EL COLOMBIANO