Objetos G: un nuevo y extraño cuerpo celeste en nuestra galaxia

Descubren un tipo de objeto celeste que cambia su forma cuando se acerca al agujero negro supermasivo de la Vía Láctea. Su origen podría ser una estrella binaria que se ha fusionado

Cerca del agujero negro supermasivo que hay en el centro de nuestra galaxia, los astrónomos han descubierto algo que les ha desconcertado: se trata de un tipo de cuerpo celeste desconocido hasta ahora, que parece gas pero se comporta como una estrella, y que han bautizado como objetos G. Hasta ahora, se han localizado seis.

Los resultados de la observación durante dos décadas de estos extraños objetos, que la mayor parte del tiempo son compactos y se expanden cuando se acercan al agujero negro, se publican esta semana en la revista Nature.

Fue en 2005 cuando el equipo de investigadores liderado por la astrónoma Andrea Ghez, de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA), identificó un objeto inusual en el centro de la Vía Láctea, que fue posteriormente denominado G1.

Siete años después, astrónomos alemanes descubrieron también en el centro de nuestra galaxia otro objeto extraño, al que llamaron G2, y que en 2014 se aproximó al agujero negro supermasivo Sagittarius A*. Ghez y su equipo creen que probablemente el origen de G2 es un sistema de dos estrellas que habían estado orbitando este agujero negro juntas y que se habían fusionado, dando lugar a una estrella extremadamente grande, rodeada de una espesa nube de gas y polvo.

Cuando G2 hizo su máxima aproximación al agujero negro, su aspecto se hizo aún más extraño: “Cuando ya estaba cerca se volvió más alargado y buena parte del gas que lo rodeaba se descompuso. Y ahora está volviendo a ser más compacto“, ha explicado Andrea Ghez en un comunicado.

Posteriormente fueron descubriendo más objetos de este tipo, que han denominado G3, G4, G5 Y G6, y han localizado otros que podrían pertenecer a esta clase de objetos, aunque siguen analizándolos para confirmarlo.

LA FUSIÓN DE UNA ESTRELLA BINARIA

Las órbitas que siguen estos cuerpos alrededor de los agujeros negros oscila entre los 100 y los 1.000 años, según detalla Ana Ciurlo, autora principal del estudio y también investigadora de la UCLA. G1 y G2 tienen órbitas similares mientras que las de los otros cuatro son muy diferentes, según han concluido tras las observaciones realizadas desde el Observatorio W.M. Keck de Hawaii.

Ghez cree que los seis objetos G fueron en el pasado estrellas binarias (un sistema de dos astros que se orbitan mutuamente) que se fusionaron debido a la fuerte atracción gravitacional que ejerce el agujero negro. Un proceso de fusión de dos estrellas tarda más de un millón de años en completarse, según Ghez, que cree que este tipo de uniones cósmicas podría estar ocurriendo en el universo con más frecuencia de lo que se cree, e incluso ser un fenómeno bastante común.

Su teoría es que es los agujeros negros podrían ser el motor que lleva a las estrellas binarias a fusionarse: “Es posible que muchas de las estrellas que hemos estado observando y no hemos comprendido fueran el resultado final de procesos de fusión y que ahora ya están en calma. Estamos averiguando cómo evolucionan las galaxias y los agujeros negros. La forma en la que las dos estrellas de un sistema binario interactúan entre ellas y con el agujero negro es muy distinta al modo en que una estrella individual se relaciona con otra estrella individual y el agujero negro”, apunta la científica.

Aunque esta población de objetos se encuentra en el centro de nuestra galaxia, están lejos de nosotros, a unos 26.000 años luz de la Tierra. El centro de la Vía Láctea es un entorno muy distinto y mucho más extremo que el Sistema Solar. La densidad de estrellas es mil millones de veces mayor que en nuestra región de la galaxia: “La atracción gravitatoria es mucho mayor y los campos magnéticos son mucho más extremos. En el centro de la galaxia es donde tienen lugar los fenómenos astrofísicos extremos”, señala la astrónoma.

FUENTE EL MUNDO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *