Las cinco conclusiones del clásico para Millonarios y Santa Fe

Los embajadores se impusieron 3-1 en el duelo de pretemporada.

1. Millonarios mostró una mejor cara: luego de las dificultades que tuvo el equipo en su primer partido de pretemporada, contra América, el cuadro embajador tuvo una reacción, demostró que con trabajo y partidos puede ir mostrando la verdadera idea que tiene  Alberto Gamero. Fue un equipo de transiciones rápidas, con presión constante, obligando a Santa Fe e cometer errores, y, además, fue un equipo contundente. Orden e intensidad pueden ser los aspectos para resumir esta presentación azul.

2. Santa Fe, de más a menos: El equipo cardenal se cayó. Empezó el partido con mucha intensidad y fue perdiendo no solo la pelota sino el control del partido. Fue un Santa Fe errático en los pases y que no tuvo a Sambueza, su eje, en su esplendor. Pareciera que al equipo le costó físicamente, pues se vio desgaste en varios jugadores. Sin embargo, no es de alarmarse, porque el equipo ya ha demostrado que puede tener mucho más orden, precisión y contundencia. Además, tuvo problemas en las laterales, porque Porras aún le falta recorrido y partidos, y porque Arboleda tuvo que jugar sobre la izquierda.

3. Los refuerzos de Millonarios: la defensa se va acoplando. Los centrales Ospina y Vargas empiezan a conocerse, a manejar los respaldos. Tuvieron un par de desatenciones, que Santa Fe no pudo capitalizar, pero van mejorando. En la mitad, Péreira mejoró. Se vio acoplado con Duque. Y del Valle, en lo suyo, anotó un gol cuando le tocó patear el penalti.

4. Los refuerzos de Santa Fe: Palacios tuvo dificultades en la zaga. Aún  le falta acoplamiento con Torijano. Bellini se ve fuera de ritmo, quizá por la altura, Osorio es un jugador interesante, aunque tuvo poca presencia,  y Valdés, que venia de hacer gol, se comió uno insólito. Los refuerzos en Santa Fe también se van adaptando.

5. La estrategia:  Hasta ahora van dos partidos de pretemporada, así que todavía hay mucho por mejorar para los equipos capitalinos. En Millos, hace falta más constancia, que el equipo defina si va a jugar 4-2-3-1 y 4-3-3, ya que Gamero está en ese dilema, en el que es clave la función que le de a Mackalister Silva, con sacrificio y con acompañamiento. Por ahora, el equipo se vio más cómodo en el 4-2-3-1, con dos mediocentros (Duque-Pereira) y Silva más suelto.

En Santa Fe, el equipo mantiene su sistema 4-2-3-1, el problema que presentó en el clásico, entre otros, es que no tuvo apertura de cancha, le falto un jugador explosivo en las bandas. Eso lo hacia Balanta, que ya no está, así que ahora tiene a tres futbolistas de características similares, Sambueza, Velásquez y Osorio. La llegada de Mauricio Gómez puede ayudar en ese sentido. Lo claro es que el equipo girará en torno a Sambueza y que requiere más movilidad del delantero.

FUENTE EL TIEMPO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *