Playa Blanca y sus problemas con la inseguridad

Quién no se imagina estar en un lugar paradisiaco, disfrutando de la brisa marina, en aguas cristalinas y no pensar en nada más que en descansar. Todo esto lo puede lograr en Playa Blanca, en la isla de Barú.

Pero así como logra ser el lugar soñado para algunos, también puede convertirse en un dolor de cabeza para otros. Este balneario tiene algunos lunares, como algunos hechos de inseguridad de los que se quejan tanto nativos como turistas.

Gracias a una alianza entre El Universal y RCN Radio y Televisión, visitamos esta playa y uno de los temas recurrentes denunciados por los nativos fue la falta de autoridad para contrarrestar estos hechos de inseguridad.

Este lugar siempre ha sido muy visitado. Antes, el único modo de llegar era vía marítima, o pasando el ferry en Pasacaballos, pero el ingreso de personas aumentó desde que empezó a funcionar, desde el 2014 y bajo el mandato del alcalde Dionisio Vélez, el puente que lleva por nombre Campo Elías Terán.

Cartagena y Pasacaballos quedaron conectados con los corregimientos de Santa Ana, Barú y Ararca (isla de Barú).

Para Ilario José García Pacheco, vendedor hace 20 años en Playa Blanca, la situación la tienen “apurada”, como él mismo manifestó, por tantas cosas que se están viendo en esta playa.

“Soy un vendedor ambulante que no tengo necesidad de pegarme de un celular, de unas chancletas, de un sombrero, pero hay muchos pelaos aquí arbitrarios que quieran estar apoderándose de lo ajeno y yo no comparto eso, están dañando el turismo y nosotros vivimos de eso. Entonces debemos limpiar un poco la imagen de la playa porque nos puede quitar el turismo”, sostuvo.

Al igual que Ilario, otro nativo manifestó que hay días buenos en cuanto a ganancias, así como hay otros malos, y que “a veces los turistas no llegan por la inseguridad, por esto el turista se está alejando”.

Jayson Cervantes, carpero, señaló que hay que tomar medidas contundentes contra las personas que perpetran estos hurtos en la playa. “De nada sirve denunciarlos, si los policías, los encargados de la seguridad, lo retienen ahí y a la hora lo sueltan”, señaló.

“Sí hay hurtos”

El comandante de la Policía Metropolitana de Cartagena, general Henry Armando Sanabria Cely, explicó que en Playa Blanca la institución tiene una presencia permanente de un CAI y que ahí el componente principal se dirige básicamente al tema turístico. “Efectivamente hemos tenido situaciones de hurto, la Policía Nacional ya tiene individualizadas a las personas que realizan este tipo de conductas. En algunos casos han sido capturadas con dosis de droga, inclusive. Infortunadamente, son cobijadas con medida de aseguramiento domiciliaria y vuelven a delinquir”, relató el comandante de la Policía Metropolitana de Cartagena.

Sin embargo, los nativos piden refuerzo policial, como es el caso del carpero Wilber Castro. “Hace falta más seguridad aquí en la playa, yo pensaría que metieran un refuerzo de Policía y se organicen en diferentes puntos de la playa. Es necesario, porque no es justo que 6 o 7 policías que hay aquí no dan a basto para lo grande que es la playa”. Durante el recorrido por esta zona, vimos muchas personas en la playa, sin importar que fuera día de semana, quienes disfrutaban placenteramente.

Uno de los turistas que entrevistamos habló de lo maravilloso que le pareció el balneario. “Muy bonito, organizado, limpio, muy bien atendido. No le cambiaría nada, me ha encantado. Es la primera vez que vengo a Cartagena y estoy muy contento”, dijo Edymer Guerrero.

Sin embargo, no dejó pasar por alto el tema de la inseguridad. “Ojalá siga así y no se dañe porque hemos escuchado que hay ladrones, robos, pero a nosotros no nos ha pasado nada y ojalá a todo el mundo le vaya así de bien”, dijo.

Trabajo conjunto

El alcalde (e) de Cartagena, Pedrito Pereira Caballero, fue enfático en decir que la situación en Playa Blanca amerita una mirada interinstitucional. “Allá hay multiplicidad de competencias, obviamente la Alcaldía, Cardique, Parques Naturales, el Ministerio del Medio Ambiente, en algunos aspectos marítimos la Dimar; entonces esto amerita una articulación de todos nosotros como muchas veces lo hemos venido haciendo”, argumentó el funcionario.

Para Óscar Mendoza Castro, dueño de varios restaurantes, lo único que le afecta es la inseguridad, “porque hay problemas todos los días con los robos y las autoridades no hace nada; los tours no me afectan porque yo como de ellos. Estamos afectados por los robos. No sabemos quién lo está haciendo, pero la Policía sí sabe y no hace nada”, dijo Mendoza Castro. El comandante de la Policía Metropolitana de Cartagena manifestó que no hay que cargarle la responsabilidad a las personas que descuidan sus elementos personales y luego terminan siendo víctimas de robos, “pero sí infortunadamente hay que pedirle a las personas que sean un poco más cuidadosas con sus elementos personales. La idea es proteger lo propio para evitar este tipo de hurtos”, puntualizó el general Sanabria.

FUENTE EL UNIVERSAL

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *