Los cítricos se buscan la vida fuera de la UE: Canadá, primer destino, y China se dispara (por la guerra comercial con EEUU)

El sector citrícola español exprime la búsqueda de mercados internacionales y bate récord de exportación en países terceros, es decir, fuera de su mercado tradicional de la Unión Europea, donde comercializa más del 90% de sus envíos. Canadá y China han sido claves para ello.

El objetivo era claro: esquivar la sobreoferta de fruta que han sufrido los mercados europeos desde el inicio de la campaña por diferentes motivos. Desde el Comité de Gestión de Cítricos (CGC) no ocultan que esta campaña ha sido “ciertamente desoladora”. “Sudáfrica contribuyó de forma importante a la sobreoferta existente en la primera parte de la temporada y Egipto sabemos que lo hizo también en la segunda”, indican fuentes del CGC.

Además, el incremento de producción citrícola en la Comunidad Valenciana, con un informe de la Conselleria de Agricultura que eleva del 23% inicial al 28% el incremento de fruta, hasta superar los cuatro millones de toneladas, ha añadido mayor dificultad a la gestión de la sobreoferta en los mercados europeos.

A pesar de todos los condicionantes desfavorables, los resultados de exportación citrícola a países terceros en la pasada campaña marcan cifras récord en el sector. Los datos de exportación citrícola acumulada a terceros países hasta el pasado 14 de julio, muestran unos envíos totales que se sitúan en 348.797 toneladas, frente a las 295.952 toneladas de la campaña anterior, lo que supone un incremento del 17,8%, según las estadísticas del CGC.

Esta cifra de exportación a países terceros sólo fue superada en la temporada 2013-2014, cuando se contabilizaron 365.000 toneladas. No obstante, “en la práctica, el registro supone el mejor dato en volumen conocido, porque en la campaña de 2013-2014 todavía se contaba con la opción de Rusia, mercado al que se exportaron 58.000 toneladas antes del bloqueo comercial”, recordaron fuentes del CGC.

“La atonía comercial en Europa ha provocado que el sector haya exprimido el músculo comercial hasta el límite, con ventas hasta en 66 países, aunque en 44 de ellos las exportaciones se han situado por debajo de las mil toneladas, por lo que cabría concentrar mejor los esfuerzos”, reconocen desde el propio Comité de Gestión de Cítricos.

Canadá se sitúa como el primer mercado para la exportación citrícola fuera de la Unión Europea por primera vez en la historia y supera a Suiza y Noruega, tradicionalmente en los primeros puestos, con unos envíos que se han situado en 66.080 toneladas desde que arrancara la campaña y hasta el pasado 14 de julio, lo que supone 10.600 toneladas más que el año anterior y un aumento interanual del 19%.

El otro gran mercado en el que se han disparado las exportaciones de cítricos ha sido China, que ha escalado a la tercera posición de la clasificación de primeros países para el sector fuera de la UE, tan sólo por detrás de Canadá y Suiza. En concreto, el sector citrícola ha exportado 43.667 toneladas de cítricos a China, lo que representa un aumento del 65%.

Desde el Comité de Gestión de Cítricos analizan los aumentos registrados en ambos mercados no comunitarios. En el caso de Canadá, el sector citrícola afirma que el acuerdo comercial CETA no ha sido el artífice del repunte de las exportaciones, aunque sí que ha generado sinergias positivas al repercutir en el aumento de las ventas al país de otros sectores económicos.

“Antes del tratado CETA, el arancel para los cítricos ya era cero”, recuerdan desde el CGC, por lo que atribuyen el repunte de las exportaciones del 65% a otras cuestiones, la fundamental es “la ausencia de un protocolo fitosanitario de exportación tan duro como el que sí que existe en otros países, como es el caso de EEUU”. “La ausencia de protocolo, inexistente porque el mercado canadiense no es productor citrícola, ha permitido consolidar la oferta española en Canadá por su buena relación entre calidad y precio”, añaden.

En el caso de China, “que sí que tiene un estricto protocolo de exportación”, el aumento obedece a la cuota ganada por parte del sector español a Estados Unidos “a causa de la guerra comercial con este país“. Con todo, el sector ha sabido adaptarse a un mercado tan exigente como el chino, en el que, además, las preferencias de los consumidores son naranjas de gran calibre y elevada dulzura, lo que hace todavía más complicado adentrarse con éxito en el mercado chino, tal y como ha conseguido hacer el sector.

Por el contrario, no ha cosechado éxito de exportación el sector citrícola en Estados Unidos debido a la rigidez del protocolo fitosanitario. Las exportaciones citrícolas al mercado estadounidense se han situado en 16.748 toneladas frente a las 19.200 toneladas de la campaña anterior, lo que supone una reducción de casi el 13%. Con todo, desde el CGC afirman que este mercado continúa siendo “crucial”.

ARANCELES EN EEUU

La caída de envíos a EEUU por el rígido protocolo de exportación se une, además, a la incertidumbre existente por la posibilidad que se apuntó recientemente de que Estados Unidos pueda imponer aranceles a diversos productos europeos, entre los que podrían estar cítricos y azulejos, dos sectores clave para la economía de la provincia de Castellón y del conjunto de la Comunidad Valenciana.

Esta posible imposición de aranceles comerciales obedecería a una represalia por parte de la administración Trump a las ayudas europeas a Airbus en perjuicio de su competidora americana Boeing.

A la incertidumbre en mercados como EEUU se une la dificultad de exportar a países como es el caso de Japón, donde el protocolo existente provoca que la exportación sea inviable. Una problemática que se debería abordar desde las administraciones para la consecución de reglas comerciales que posibilitaran el comercio real entre los mercados.

PRIMER CONTENEDOR EXPERIMENTAL DE CÍTRICOS A INDIA

Dentro del trabajo que el sector citrícola español está acometiendo para la búsqueda de nuevos mercados de exportación más allá de la Unión Europea, en la próxima campaña se enviarán varios contenedores de forma experimental a India. Este país de más de 1.300 millones de habitantes tiene un protocolo de exportación que obliga a realizar el tratamiento de frío en el preembarque, es decir, antes de la salida de la fruta. Este condicionante hace «prácticamente inviable la exportación citrícola a India», apuntaron fuentes del Comité de Gestión de Cítricos. Por ello, y para explorar las enormes posibilidades comerciales que tiene el país, el sector prevé un envío experimental la próxima campaña en el que se realizará el tratamiento de frío en tránsito. La demanda de revisión de los protocolos de exportación es constante, introducir modificaciones en los protocolos de India, Estados Unidos o Japón, por poner algunos ejemplos, supondría abrir puertas a un sector citrícola que cada día sufre una mayor competencia en los mercados europeos mientras que sufre también unas condiciones muchas veces inasumibles en la exportación a países no comunitarios.

FUENTE EL MUNDO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *