Las claves para entender la polémica por el uso de glifosato en Colombia

El uso del herbicida glifosato para la aspersión aérea de cultivos ilícitos en Colombia es uno de los asuntos más espinosos que ha tenido que dirimir la Corte Constitucional porque en él confluyen argumentos políticos, sociales, económicos, sanitarios y de relaciones internacionales.

El alto tribunal mantuvo este jueves las restricciones para reanudar la fumigación aérea de cultivos ilícitos con el herbicida, contrario a lo que propone el Gobierno del presidente Iván Duque.

Estas son las claves para entender por qué unos defienden su uso, mientras que otros piden alternativas que no dependan de su uso.

Aspersión aérea

Las pruebas piloto comenzaron en el Gobierno del presidente César Gaviria, entre 1990 y 1994, para fumigar cultivos de amapola y a lo largo de más de 25 años se asperjaron con glifosato más de dos millones de hectáreas de plantaciones ilícitas, especialmente de coca.

Litigio en Ecuador

En marzo de 2008 Ecuador demandó a Colombia ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ), con sede en La Haya, por los efectos que tenían sobre su territorio y su gente las fumigaciones con glifosato realizadas por Colombia en plantaciones de coca en la zona fronteriza.

Cinco años después los dos países llegaron a un acuerdo para resolver el problema sin necesidad de que interviniera la CIJ y como parte del arreglo el Gobierno colombiano se comprometió a entregar al país vecino un total de 15 millones de dólares para el desarrollo de la zonas de la frontera.

FUENTE EL COLOMBIANO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *