Una Antioquia prodigiosa sonará en Cartagena

Aunque la combinación entre ciencia y música o números y sonido siempre ha estado presente, esos son los componentes que se encontrarán este año en la edición número 13 del Cartagena Festival Internacional de Música. La idea será conjugarlos de la mejor manera para pintar con piezas orquestales la ciudad amurallada.

Desde este momento los músicos se preparan para seguir al concertino y empiezan a sonar los instrumentos, pues a partir del 4 y hasta el 13 de enero de 2019 Cartagena se vestirá de “Armonía Celeste”.

Invitados como la Philharmonia Orchestra, bajo la dirección de la maestra Natalie Murray Beale, o el Quartteto di Cremona llevarán a los oídos las conexiones que existen entre Bach y la ciencia al interpretar piezas como El arte de la fuga – segunda parte y el Concierto n° 1 en re menor para piano y orquesta.

Un espacio de aprendizaje

Además de los conciertos destacados que han consolidado al festival como un punto de encuentro obligado para la tradición de la música clásica en el país, también se ofrecerán programas de formación y clases magistrales para estudiantes de música de todo el país. Un grupo de alumnos de diversas regiones de Colombia será becado para asistir a las lecciones, pero también contará con la oportunidad de presentarse en el concierto de clausura del festival, en el que se interpretará la obra Los planetas de Gustav Holst.

Para postularse, cada participante debía grabar un video interpretando dos obras o movimientos contrastantes en cuanto a su época o su estilo. Luego de ser elegidos, ellos propusieron tres obras que quieren trabajar además de la pieza que se presentará en el evento final.

En total son 44 estudiantes los que participarán de ese programa de aprendizaje en el que 13 de los maestros hacen parte de la Philharmonia de Londres. A su vez, los becarios compartirán con un grupo de seis profesores colombianos que también fueron becados y acompañarán sus procesos con una propuesta pedagógica específica de acuerdo a la temática del festival.

“Mi propuesta es explicarles a los muchachos una serie de fenómenos físicos y matemáticos dentro del aprendizaje de la música”, cuenta la maestra Karen Johanna Correa, quien se ha encargado de la dirección orquestal en programas de educación en Medellín y quien dirigirá algunas de las lecciones en Cartagena.

El proceso para entrar

Esta convocatoria pública se abrió en mayo y cerró en septiembre. Un comité conformado por tres maestros eligió a los mejores entre más de 350 postulados. La mayor parte de los músicos elegidos proviene de Cundinamarca y luego de Antioquia.

Representando a Medellín y el municipio del Retiro están Manuela Uribe Llanos, Santiago Quiceno Escobar, Sofía Bustamante Jaramillo y María Camila Muñoz Gilcomo estudiantes y Karen Johanna Correa y Ricardo Pineda como maestros.

No es sencillo ser uno de los escogidos. Este es el tercer intento de la flautista María Jimena Guzmán de la Universidad Central de Bogotá, una de las 44. “Para cualquier músico poder participar allí es un privilegio”, cuenta Guzmán. “Especialmente por las oportunidades de ponerte en contacto con maestros en el exterior y por darse a conocer”.

Esta será la segunda vez en la que Manuela Uribe, estudiante de la Universidad de Antioquia participe en el festival. “Contamos con procesos de alta calidad en Medellín, entre esos los orquestales. Además aquí hay gente que quiere hacer las cosas bien y es disciplinada para lograr lo que quiere”.

Los organizadores del evento destacan que Antioquia tiene una cuota alta de becarios todos los años. “En Medellín hay un equipo de profesores tanto en la Universidad de Antioquia como en Eafit que tienen una mente muy abierta y están dispuestos a aprovechar nuevas pedagogías y maneras de ver la música. Eso le da herramientas mucho más amplias a los estudiantes para poder ejercer la música”, apunta la maestra Correa.

Santiago Quiceno, estudiante de cuarto semestre de Música en la Universidad de Antioquia, contó por qué cree que la región se destaca: “Aquí en Antioquia tenemos una ventaja que es la competencia. Es competencia sana, pero ahí está y eso ayuda a que nadie quiera quedarse atrás de los demás”, dice el músico.

Aunque las clases empezarán la primera semana del año nuevo, los estudiantes ya se preparan para llevarle música con toque paisa a la Heroica.

Fuente El Colombiano

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *