¿Qué viene para Melina Ramírez?

onriente, con vestido blanco, chaqueta de jean y unas botas negras que llegan hasta sus rodillas, se acerca al lugar de la entrevista imponente, robándose las miradas de las más de 20 personas que se encuentran en el sitio.

Algunos la reconocen por sus videos y fotos en las redes sociales, mientras otros la recuerdan por su papel en ‘El Desafío’. Melina Ramírez, una de las mujeres más mediáticas de Colombia en la actualidad, puede que no sea conocida por todos, pero logra que su presencia no pase desapercibida en cualquier lugar que decida pisar.

No estará en ‘El Desafío’ 2018 pero mojó pantalla en ‘La Vuelta al Mundo en 80 risas’ en los inicios del año. Los proyectos en televisión y con las marcas parecen levantárle el pulgar a la mujer que supo participar en el Reinado de Belleza 2011.

“Gracias a Dios he podido hacer de todo un poco. He presentado deportes, otros programas y modelado en muchas empresas. Estoy muy feliz por todo lo que podido lograr con esfuerzo”, dijo Melina en diálogo con KienyKe.com.

¿Por qué estar en ‘El Desafío’ cambió su vida?

“Fueron cosas maravillosas, la gente se conectó muy bien. No tenía libreto y tenía que divertirlos encargándome de algo nuevo. Me gané el amor de los colombianos y ellos el mío”, señaló la modelo.

El amor a primera vista parece utópico para muchas personas. Sin embargo, Melina confiesa que sí cree en las conexiones espirituales, porque si bien lo físico impacta, conocer “el alma de una persona” enamora.

Y eso fue lo que le sucedió a la presentadora con Mateo Carvajal, ganador de ‘El Desafío’ que, además, se robó su corazón: “La primera impresión es que era un hombre simpático pero por motivos profesionales no pasó de ahí. Luego, al terminar el programa, salimos y me di cuenta de todo”.

Ramírez vive el día a día porque del afán solo queda el cansancio, sabe que “las cosas tienen que ir hasta donde tengan que ir y que lo importante es disfrutar cada segundo”.

Lo único que tiene claro es que Mateo entendió su proceso espiritual y, mejor que eso, lo compartía. Tal vez, como ella dice, la vida los encontró cara a cara como un aprendizaje que debían tomar.

Tanto ha sido el éxito de la presentadora que cuenta con un millón y medio de seguidores en Instagram y las empresas la buscan para ser imagen de sus organizaciones de ropa, maquillaje, entre otras.

A Melina le gusta adelantarse a los hechos e intentar innovar y llegar a cualquier punto que ha soñado. En los próximos meses planea el lanzamiento de su libro y de su empresa deportiva, proyectos que compartirá con su pareja.

Ramírez, que se describe como una mujer que espera que la vida la sorprenda, solo tiene palabras de agradecimiento para todas las personas que la han apoyado desde siempre.

“Cada persona es un mundo y tiene su propia opinión, pero no significa lo que yo soy”, apunta con convicción la presentadora que, el día de mañana, solo anhela no dejar de sonreír.

Funte KienyKe

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *