La reunión Trump -Macron es política local

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, llegó ayer a Estados Unidos para visitar a su similar norteamericano, Donald Trump. Desde hace semanas y anticipando la reunión de dos de los principales dignatarios en la actualidad global, voceros de París argumentaron que el propósito principal del viaje del jefe de Estado francés era convencer al magnate estadounidense de la necesidad de respetar lo pactado en 2015 con Irán, año en que se firmó el pacto nuclear.

El domingo, en la víspera de su arribo a Washington, la cadena conservadora Fox News emitió para todo el país una entrevista con Macron en la que argumentó: “mi mensaje para Trump es: no abandone el pacto mientras no tenga una opción mejor para el tema nuclear, y completémoslo con medidas para contener sus misiles balísticos y sus actividades regionales”.

Sobre la tarde de ayer, tras horas de deliberaciones en la Casa Blanca, los dos mandatarios ofrecieron una rueda de prensa conjunta en la que se comprometieron a buscar la negociación de otro acuerdo nuclear con los iraníes: “les puedo decir que hemos tenido una discusión muy franca sobre esto. Por eso, nosotros deseamos de ahora en adelante poder trabajar en un nuevo acuerdo sobre Irán”, expresó.

No obstante, para los expertos consultados por EL COLOMBIANO, tal situación no representa un avance real, dado que no es probable que ambos países convenzan a los demás países firmantes del pacto nuclear (China, Rusia, Reino Unido, Alemania, y por supuesto Irán), de que es necesario volverse a sentar en la mesa para renegociar estas cuestiones.

Juan David Escobar, director del Centro de Pensamiento Estratégico de la Universidad Eafit, consideró que “Irán no está dispuesto a hacer cambios al acuerdo actual, por lo que consideraría eso como un retroceso. Para ello, y difícilmente, tendría que estar sujeto a una presión distinta y mucho más generalizada, pero de momento cualquier reforma en esa vía la consideraría una traición y un retroceso”.

Cuestión de política interna

Pero Macron y Trump no necesariamente tienen como objetivo crucial llegar a un avance respecto a qué se hará con el pacto nuclear iraní. Académicos se expresaron en ese sentido.

“No le veo muchos resultados a la cumbre en sí, ni efectos internacionales, y mucho menos sobre Irán, pero en cualquier caso considero que va a ser extremadamente beneficiosa para ambos a pesar de eso”, argumentó Patricio Navia, politólogo y docente de la Universidad de Nueva York.

Para el experto, los dos mandatarios prevén más bien un rédito en cuanto a política interna sin importar el tema iraní. “A Macron lo que le preocupa es potenciarse más al interior de Francia. Le interesa menos la señal que está enviando al resto del mundo al juntarse con Trump y lo que está buscando es demostrar a los franceses que es un líder de derecha y que tiene influencia global”, explicó.

En la contraparte, Trump intenta evidenciar que no es un personaje aislado en el escenario internacional y, ante su electorado, que cualquier movimiento geopolítico no puede evadir la influencia estadounidense.

Emilio Viano, docente de política internacional de la Universidad Americana de Washington, coincidió: “para Trump se trata de una de las cumbres más positivas. Ha sido de momento la más cálida y amistosa. Aunque Macron se presenta como un mandatario de ideas nuevas, y el magnate es muy distinto, todo para Trump es la imagen. Se siente aprobado en Estados Unidos cuando cree que demuestra que su liderazgo internacional es indudable”.

Amenazas

Los factores que evidencian la validez de esta argumentación están ahí, en las coyunturas que están afectando a ambos mandatarios en sus respectivos países. Para Macron, la popularidad va mermando a medida que intenta tramitar sus reformas al trabajo y a la educación. Por su parte, no sobra recordar que Trump enfrenta distintos escándalos como el de la injerencia rusa en campaña y el presunto delito electoral cometido en el pago a la actriz pornográfica Stormy Daniels.

“La cuestión de fondo es que hay diferencias profundas entre Macron y Trump, pero ven más viable potenciarse mutuamente ante los problemas que están viviendo en sus propios países”, explicó Navia.

Comercio y liderazgo

Otro de los temas que Macron prometió abordar es el de la creciente hostilidad que está viviendo el comercio entre Estados Unidos y los países de la Unión Europea.

Justamente, Macron aseguró en rueda de prensa conjunta con Trump que le parece “muy importante tener en cuenta que entre aliados por cuestiones de seguridad, es imposible que haya una guerra comercial. La UE no es responsable del exceso de acero y aluminio en el mercado”.

En este sentido, Viano recalca que el tema comercial evidencia el mismo punto: “Macron intenta mostrar a su electorado que está constituyendo a Francia como un verdadero interlocutor de la UE frente a EE. UU, como el otro líder del bloque. Porque Alemania con Angela Merkel es la nación hegemónica, pero la anterior reunión de la canciller con Trump fue menos que fría. Pero el mensaje de Macron es que tiene el peso para mantenerlo bajo control”

Fuente El Colombiano

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *