Asamblea Constituyente asume control de poderes públicos en Venezuela

La Asamblea Nacional Constituyente ya ejerce su poder absoluto sobre Venezuela con poca resistencia en las calles por parte de la oposición, que además atraviesa el dilema de inscribir o no a sus candidatos en las elecciones de gobernadores convocadas para el 10 de diciembre.

Mañana termina el lapso de 48 horas ordenado por el Consejo Nacional Electoral (CNE) para postular candidatos a la votación regional, nueve días después de la elección de la ANC, un proceso que estuvo marcado por la violencia y denuncias de fraude.

Mientras tanto, los 545 constitucionalistas emitieron un decreto que regula “competencias, funcionamiento y organización de los poderes públicos de modo inmediato, para el adecuado funcionamiento de las instituciones y preservar la estabilidad”, ”, adjudicándose todo el poder.

Con esta medida se podría eliminar el ya debilitado Parlamento, de mayoría opositora, si no se adhiere a sus peticiones.

Es evidente que el poder legislativo está a merced del chavismo. Hace dos noches, efectivos de la Guardia Nacional Bolivariana desalojaron el Hemiciclo Protocolar, salón en el que sesionaban los parlamentarios, y lo dejaron a disposición de la excanciller Delcy Rodríguez, presidenta de la Constituyente.

A esto se suma que ayer, la GNB impidió la entrada a los diputados opositores, impidiendo que desarrollaran sus labores habituales y consumando su desalojo de la Cámara.

La dirección del Parlamento tachó de abuso estos hechos que podrían ser la estocada final contra este poder que eligieron 14 millones de venezolanos en las elecciones legislativas del 6 de diciembre de 2015, las últimas celebradas en el país por sufragio universal no segmentado y con la participación tanto del Gobierno como de la oposición.

Otra de las decisiones aprobadas por esta polémica junta es la aprobación de la Ley de la Comisión de la Verdad, que investigará crímenes de “violencia política” e “intolerancia” desde 1999, algo que Rodríguez ha calificado como un instrumento “muy poderoso para determinar la verdad, (…) las responsabilidades políticas y morales de aquellos que (…) se han dedicado a subvertir el Estado de derecho”.

 

REDACCIÓN INTERNET

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *