Mocoa, a tres días de la tragedia

La avalancha que inició en la noche del viernes, 31 de marzo, mantiene en vilo a los habitantes de Mocoa, la capital de Putumayo, y a las autoridades.

No hay servicio de acueducto, el alcantarillado está bloqueado y la subestación eléctrica de la ciudad fue arrasada por completo.

La última cifra entregada por el presidente Juan Manuel Santos indica que 254 personas perdieron la vida y hay más de 200 heridos.

De los fallecidos, 62 eran menores de edad (37 niños y 25 niñas). Así lo informó el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, que además anuncio que 48 menores permanecen desaparecidos.

Entretanto, los sobrevivientes de la tragedia y las autoridades que han llegado a la zona han iniciado la tarea de llevar los cuerpos de los fallecidos al cementerio Normandía.

Hasta ahí han llegado decenas de personas que buscan a sus seres queridos mientras que los funcionarios de Medicina Legal, que han pedido paciencia para realizar la identificación de los restos, llevan a cabo la tarea, a la mayor velocidad posible.

Los datos oficiales señalan que se han realizado 108 necropsias, 45 cuerpos han sido identificados y se han entregado 34.

Agua potable y acueducto

Para hacer frente a la emergencia que viven los habitantes de la capital de Putumayo, el Gobierno dispuso cuatro plantas potabilizadoras y ayer ya había 26 carro tanques con capacidad para transportar 410.000 litros de agua diarios, para garantizar el acceso a ese recurso básico.

La solución transitoria, como la calificó el presidente Santos, funcionará hasta que se ponga en marcha el nuevo sistema de acueducto y alcantarillado de la ciudad, para el que se destinaron 15.000 millones de pesos y con el que se busca conectar a todo el municipio y mejorar la abastecimiento de agua.

La ministra de Vivienda, Elsa Noguera, aseguró que los “resultados positivos” de esta obra empezarán a verse en cuatro o cinco meses. No obstante, explicó que la constucción total tardará, como mínimo, un año.

Electricidad

Para solucionar este problema, el Gobierno dispone de dos posibles salidas mientras se contruye una nueva subestación.

La primera, es el traslado de dos subestaciones que podrían abastecer al departamento entero, de forma provisional. Estas estarían listas en diez días.

La segunda es instalar 17 plantas que solo dejarían sin abastecimiento a los municipios de Valle del Guamuez y San Miguel.

Expertos del Ministerio de Comercio, Industria y Turismo también trabajan en la realización de un censo de establecimientos afectados, y en la modalidad de refinanciación de préstamos que se solicitará a la banca para los afectados.

Personal de apoyo

El Gobierno anunció que casi 600 agentes del Ejército, otros 600 de la POlicía, más de 100 bomberos, 89 personas de la Cruz Roja, 107 de la Gobiernación y 37 de la Alcaldía hacen parte del personal de apoyo, además de los voluntarios que colaboran con la remoción de escombros.

Además,  se han dispuesto más de 10 helicópteros, seis aviones, 63 vehículos, siete botes para responder a la emergencia.

Vías de acceso

Siete puentes fueron destruidos por la avalancha. De ellos, cinco ya fueron habilitados y se está trabajando en reforzalos. En los dos restantes se analizan las estrategias para restablecer el paso.

Asimismo, se dio paso provisional a la carretera que une a Mocoa con Pitalito, en Huila.

VALENTINA TORRES SÁNCHEZ

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *