Lo que viene para Colombia de la mano del “dólar Trump”

Un dólar a niveles de 2.852 pesos no se veía en Colombia desde septiembre del año pasado, cuando aún no se había realizado el primer debate presidencial entre Hilary Clinton y Donald Trump.

A medida que el magnate ganaba en popularidad, el mercado se asustaba. Y el 8 de noviembre hubo sorpresa. Para ese momento el dólar ya estaba de nuevo en 3.000 pesos y los días que le siguieron a la elección se cotizó hasta en 3.180 pesos. Es decir, en 40 días, el dólar recuperó más de 250 pesos.

Con la posesión de Trump como presidente de los Estados Unidos, “cada rabieta mueve la aguja de la volatilidad del mercado”, así lo estimó Juan Camilo Rojas, analista de Inversión de Credicorp Capital Colombia.

Incluso la simple llamada entre Trump y el presidente Juan Manuel Santos hizo reaccionar ayer la tasa de cambio del dólar al alza en 24 pesos. Y eso en una sola jornada

En todo caso, efectos de las políticas de Trump aún no encuentran dimensión predecible. Por ahora se han difuminado entre las barreras políticas e institucionales de ese país, pero ya obliga a varias lecturas desde el mercado.

En Colombia “tenemos que tener los ojos muy abiertos, porque en marzo se presentará todo el plan económico y esto hará estragos”, explicó Camilo Thomas, analista de Renta Variable de Alianza Valores.

El problema es que Trump se contradice y asusta al mercado. El presidente de EE.UU. “se ha mostrado claramente en desacuerdo a un dólar caro”, agrega Thomas, pero sus políticas van en dirección a subirle el precio a la moneda.

Por ejemplo, si Trump aplica aranceles a importados, esto presiona al alza la inflación y hace que la Reserva Federal (FED), banco central de ese país, suba sus tasas de interés. ¿El efecto?, las inversiones buscan rentabilidad en dólares y dejan mercados emergentes para irse a EE.UU, lo que aprecia esa moneda.

Mientras esto pasa, hay un dólar que le favorece a los importadores y a quienes tienen deudas en esa moneda (ver Dicen de…). Pero no solo los trinos de Trump han debilitado la divisa. Colombia ha tenido un efecto colateral en medio del rifirrafe con México.

La paradoja para Colombia

Si con toda acción hay una reacción, los ataques retóricos de Trump contra México generan en el corto plazo un beneficio para Colombia.

¿Pero cómo es posible?, la respuesta está en la inversión de portafolio. México se volvió un país más riesgoso, así que los dólares flotantes en el mercado de valores buscan países con perfil similar en América Latina.

En ese caso, un Brasil en recesión no es buen lugar en el corto plazo; Argentina pasa por un proceso de cambio que aún no se consolida; y, en teoría, “Colombia tuvo un aumento en la recomendación de inversión cuando rebajó la ponderación de invertir en México”, aseguró Camilo Thomas.

Pero hay más. Desde que el Trump candidato anunció que construiría un muro entre Estados Unidos y México, el peso manito se devaluó a máximos históricos, y el peso colombiano ganó fuerza. Sin embargo, cuando ya el presidente dijo que el muro será un hecho, el mercado ya había asumido todo el incremento de riesgo, es decir, ya no tenía fuerza para devaluar más las monedas.

Esto explica cómo se acomoda el mercado ante momentos de estrés. Sin embargo, este es solo uno de los efecto a corto plazo.

Días contados al dólar barato

No hay que alegrarse por un dólar barato, porque no durará mucho, al menos eso estima el analista de Renta Variable de Casa de Bolsa, Omar Suárez. Cree que la elasticidad de la divisa podría llevarla este año a niveles de hasta 3.400 pesos por dólar. Pero, ¿qué podría hacer que el dólar se valorizara más de 540 pesos en algún momento del año?

Básicamente, “las cifras económicas de Estados Unidos son buenas y medida que la recuperación del gigante se consolide, habrá corrección del dólar al alza”, explicó.

La estrategia económica implica “repatriar inversión” y lograr que a mediano plazo las empresas estadounidenses, que producen en el exterior, contraten y construyan en su territorio.

Esto, una vez más, es presión inflacionaria que le manda mensajitos a la FED y hace más atractiva la renta de capital en EE.UU.

El efecto en Colombia se da en términos de inflación, pues los precios de los importados vuelven a repuntar y la variación del Índice de Precios al Consumidor (IPC) marca al alza, haciendo más alto el costo de vida de las familias en el país.

Ahora bien y, ¿qué pasa si no cumple? “Si todo esto se dilata, se demora y entramos en la misma discusión que se aleja de lo económico, el mercado se mantiene estable, en una especie de calma”, advierte Rojas, de Credicorp Capital.

Pero no todo es Trump

Además de la impredecible política económica del actual presidente de Estados Unidos, el dólar se enfrenta a presiones bajistas desde diferentes flancos.

Para Suárez, de Casa de Bolsa, el cumplimiento del recorte de producción de petróleo de la Organización de Países Productores de Petróleo (Opep), hace que la relación entre crudo y dólar sea positiva para el barril.

Y cruzando el Atlántico también hay noticias: Europa se está recuperando más rápido de lo previsto, eso hace que el tire y afloje del euro y el dólar lo gane la moneda del Viejo Continente.

Lo que sí provocan discursos, declaraciones y hasta trinos de Trump son movimientos en posiciones de inversión. Por eso empresas con proyección exportadora a países diferentes a Estados Unidos, empiezan a tener brillo especial (ver nota anexa).

Las señales no son menores

Y hay algo más. El efecto que tienen Trump sobre los mercados ya inquieta a las influyentes calificadoras de riesgo crediticio. Una de ellas, Fitch Ratings, sin rodeos aseguró que “el gobierno del magnate implica un riesgo para la economía mundial”, en un reporte publicado el viernes en su página web.

El principal peligro que representa Trump se materializaría en el comercio internacional. Esto disminuiría “los flujos de capitales, provocando cambios en políticas de mercado y haría que el mundo crezca menos”, acota la calificadora en su análisis.

De una parte está el abandono del Tratado Transpacífico (TPP), que confirma para Fitch un mensaje difícil de digerir. Se agregan las acusaciones de Trump de que pasíses como China y Alemania manipulan la devaluación de monedas y el comercio exterior (términos de intercambio). Todo esto deja un tono agresivo y retórico que dificultará el comercio mundial, concluye Fitch .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *