Hidroeléctrica más pequeña, alternativa de Isagén para Cañafisto

Isagén termina de estudiar la Resolución 001 de 2017, con que la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (Anla) dio su segunda negativa al permiso “verde” requerido para construir la central hidroeléctrica Cañafisto sobre el río Cauca, entre el Suroeste y Occidente antioqueños.

Entre tanto, el gerente de la generadora eléctrica, Luis Fernando Rico Pinzón, confirmó ayer a este diario que se tiene la alternativa de “Cañafisto bajo”, una versión más pequeña del proyecto original, luego de comparar con los argumentos que dio la Anla.

“Ya se había adelantado la factibilidad del proyecto a nivel de esquemas, usando el mismo sitio de presa (entre Anzá y Ebéjico, en el Occidente) y se aplican los mismos estudios de hidrología y geología. Es un tema de optimizar el tamaño y disminuir impactos ambientales y sociales”, explicó Rico, quien acata pero considera equivocada la decisión de la autoridad ambiental.

Cañafisto bajo

Así las cosas, habría que comenzar un nuevo proceso de licenciamiento para un nuevo proyecto que tendría unas 1.800 hectáreas de embalse, frente a las cerca de 5.300 hectáreas del inicial y con una presa de 45 metros (versus 100 metros). Se pasaría de una capacidad instalada de 940 megavatios (MW) a solo 380, “una disminución muy considerable”, apuntó Rico.

Así que Cañafisto ya no tendría una generación media anual para atender cerca del 10 % de la demanda nacional actual de energía, sino apenas el 4 %. En enero de 2015, Rico tasó en 4,7 billones de pesos, sin costos financieros, la inversión dl proyecto inicial. Sobre ese monto, se estima que se reduzca el costo en un 40 %, es decir, ascendería a unos 2,82 billones sobre el cálculo de hace dos años.

Habrá que esperar estudios y saber el reajuste del área de influencia del proyecto que, en principio, tenía un embalse de 77 kilómetros de longitud que limitaba con 16 municipios: La Pintada, Támesis, Fredonia, Jericó, Venecia, Tarso, Titiribí, Concordia, Salgar, Armenia Mantequilla, Betulia, Ebéjico, Anzá, Sopetrán, Santa Fe de Antioquia y Olaya (ver infografía).

Un proyecto aplazado

Con todo, se escribe otro capítulo de un proyecto identificado desde hace 42 años por Interconexión Eléctrica S.A. (ISA), estatal que al escindir sus activos de generación en 1995, lo cedió al portafolio de expansión de Isagén.

Esta compañía retomó estudios técnicos en 2009, con la prioridad de construir Hidrosogamoso (Santander, 820 MW). En octubre de 2014 se radicó en la Anla el Estudio de Impacto Ambiental (EIA)

Pero la entidad, además apoyada en un concepto negativo de Corantioquia, negó el 13 de octubre de 2015 el licenciamiento. Pasado un mes, Isagén radicó un recurso de reposición y el 2 de enero pasado confirmó su decisión de primera instancia.

La Anla juzga que Cañafisto afectaría la zona riparia (orillas) del río Cauca, poniendo en peligro el bosque seco tropical (bs-T) de Antioquia y traería la potencial extinción de especies de anfibios, reptiles y peces endémicos.

El concepto de la autoridad ambiental tuvo en cuenta el impacto que sobre este ecosistema ya tiene, aguas abajo, la central hidroeléctrica Ituango, que construye actualmente Empresas Públicas de Medellín (EPM).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *