“Voy a seguir mi curso de piloto comercial”: técnico sobreviviente del vuelo de Chapecoense

Según Tumiri, en el vuelo LaMia 2933 “nadie supo que estaba en emergencia” e incluso aseguró que el capitán “ordenó a los viajeros: siéntense en sus lugares, abróchense los cinturones, que vamos a aterrizar”.

Erwin Tumiri, el boliviano sobreviviente del accidente aéreo en el que perecieron 71 personas, entre estos los jugadores del equipo Chapecoense, negó que para salvar su vida haya aplicado algún protocolo de seguridad,  tal y como trascendió una vez fue rescatado el lunes 28 de noviembre en Cerro Gordo, Antioquia, donde cayó el avión.

Según Tumiri, en el vuelo LaMia 2933 “nadie supo que estaba en emergencia” e incluso aseguró que antes de que se produjera el accidente el capitán de vuelo Miguel Quiroga (fallecido) “ordenó a los viajeros: siéntense en sus lugares, abróchense los cinturones, que vamos a aterrizar”.

Este lunes, ocho días después de este hecho, Tumiri fue contactado por la emisora Blu Radio y en la entrevista desmintió versiones que trascendieron una vez fue rescatado entre las latas retorcidas del avión.

Por ejemplo, manifestó que no hizo ningún protocolo de seguridad aérea para salvar su vida, “No hice ningún protocolo. En ningún momento hice eso, no me puse en posición fetal, pensábamos que íbamos a aterrizar normal. Luego se pagaron las luces, el avión vibró y escuché el doblado de una lata. Empezó una mala vibra de nosotros (…)”, manifestó al aire.

Aclaró que nadie gritó (pasajeros), que “todos estaban en su sillas, como un protocolo de aterrizaje normal. Algunos iban usando su Ipad, jugaban cartas, otros tocaban música. Estuve conversando con el técnico del Chapecoense, Caio Junior (fallecido), y el capitán dijo siéntense en sus lugares que vamos a aterrizar, eso escuché por la bocina”.

Mencionó que en el momento del accidente iba en la parte trasera del avión junto con la azafata Ximena Suárez, quien también se salvó de morir.

“Yo iba atrás, el vuelo era tranquilo. Después del aterrizaje, me levanté, caminé, cogí a Ximena, que estaba atrapada en plástico. Fue una pesadilla, había lodo. Empecé a gritar: ¿Quién está vivo?”.

Finalmente, Tumiri aseguró que continuará en la aviación y que, incluso, adelantará un curso de piloto. Hoy se encuentra en Bolivia, junto a su familia.

FUENTE EL HERALDO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *