Se desacelera la compra de vivienda en el país

La coyuntura macroeconómica ha frenado el impulso que presentaba el crédito hipotecario en el país. Se espera que en 2017 la situación cambie, debido a una mayor estabilidad en las tasas de interés

Este año el sector de créditos de vivienda ha tenido una desaceleración respecto a los años anteriores. Un comportamiento que se explica por la situación macroeconómica del país. En primer lugar, la tasa de interés ha mantenido una tendencia al alza aunque con cierta estabilidad durante el tercer trimestre (7,75%), debido a las medidas del Banco de la República para controlar la inflación.

En cifras, el valor de los créditos en el tercer trimestre de 2016 registró una disminución de 5,4% con respecto al mismo periodo del 2015. Así mismo, los créditos para vivienda nueva y usada registraron variaciones negativas de 10,3% y 0,6%, respectivamente.

Néstor Garza, profesor del IEEC de Uninorte, asegura que la tasa de interés es un factor importante en la financiación de vivienda. Sin embargo, afirma que investigaciones en el caso colombiano han detectado que dicha variable tiene un efecto más marcado sobre el precio que sobre la construcción misma.

“La razón es que la tasa de interés determina directamente el precio del suelo, al ser este la capitalización de la renta a valor presente; de otro lado, afecta indirectamente el precio, al incentivar o no la demanda por espacio construido, que a su vez determina la renta del suelo”, explica Garza.

De acuerdo con las expectativas a la baja de la tasa de interés, el año que viene se esperaría un aumento de los créditos para la compra de vivienda en el largo plazo, que sería una buena estrategia para impulsar la actividad económica y hacer frente a la recesión que está pasando el país. Este sector tiene la capacidad de dinamizar la actividad económica mediante la generación de empleos y el consumo de los hogares, como también es fuente de inversión extranjera.

Dinamiza la economía. Jaime Palacios, profesor de finanzas corporativas de Uninorte, indica que el sector de la construcción es un multiplicador del empleo. “En general, empleo de mano de obra barata que tiene mucha flexibilidad en la contratación, por lo tanto es una variable anticíclica que puede ayudar a dinamizar la economía en momentos de crisis”, señala.

Además, según Palacios, el consumo y el ahorro de los hogares se afectan favorablemente, pues la financiación de viviendas facilita el ahorro a través de atesorar riqueza en forma hipotecaria, ya que generalmente la valorización de vivienda tiene sus bondades.

Garza explica que la construcción es un sector “de freno largo”, es decir que modificaciones en los precios inmobiliarios demoran en acelerar o desacelerar la cantidad de construcción. “Es un sector donde las elasticidades de oferta son muy bajas (la elasticidad de la oferta de suelo es cero), y el efecto de factores impulsores, como los subsidios de vivienda, se manifiestan predominantemente sobre los precios y no sobre la cantidad de metros construidos”, dice.

Y el dólar

El precio elevado del dólar (que esta semana alcanzó los $3.131) es otro aspecto que debe afrontar la economía colombiana. Una tendencia que parece que se mantendrá; según una encuesta realizada por Fedesarrollo se espera que el dólar se mantenga entre el rango de $3.070 y $3.100.

“Respecto a las expectativas a largo plazo, el comportamiento del petróleo (principal referente) será determinante para estabilizar las finanzas públicas y a su vez mantener el estímulo de tasas de interés que el gobierno nacional ha ofrecido para compradores de vivienda durante los últimos años. Estos estímulos han favorecido de manera crucial el financiamiento de vivienda, pues estimulan a los ahorradores a solicitar créditos y a los bancos a destinar más recursos para préstamos hipotecarios”, agrega Dann Payares, consultor económico.

A nivel nacional, el 61,4% de los créditos otorgados para vivienda se concentraron en Bogotá, Antioquia y Valle del Cauca, seguidos por Cundinamarca y Santander, que representaron el 11,4% de los créditos. Por su parte en la región Caribe la proporción de créditos otorgados para vivienda se distribuyó en Atlántico, con 4,3%, Bolívar 2,5%, y Cesar representó el 1,7% de la cartera de vivienda nacional.

FUENTE EL HERALDO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *