Consejos para cuidar la piel de tu espalda

Es una de las partes más sensuales de la mujer, sin embargo, es a la que menos le prestamos atención.

La espalda carga con todos los problemas diarios: el estrés, la mala postura, una deficiente alimentación, la depresión y el cansancio. En un día difícil, el cuerpo adopta, de forma automática, una postura que hace que sea esa parte del cuerpo la que lleve todo el peso de lo que nos sucede.

Las mujeres se preocupan por mejorar la figura cuando se acercan las vacaciones o tienen un evento en el que van a mostrar piel. Pero no hay que esperar tanto, pues aunque hay tratamientos que funcionan en poco tiempo, la constancia y una buena rutina de ejercicios, es lo mejor:

 

– A la hora de ducharte, presta especial atención a tu espalda. Utiliza jabones suaves y antibacterianos que eliminen el sudor, la suciedad y el exceso de grasa.

– Tras la limpieza es esencial una buena hidratación. Para las pieles secas, la mejor opción serán las cremas, ya que aportan la misma cantidad de agua que de aceite. Si por el contrario tu piel es grasa, opta por lociones libres de aceite.

– Exfolia tu espalda al menos una vez a la semana para eliminar las células muertas.

– La espalda es una de las zonas del cuerpo más afectadas por el acné debido a que allí las glándulas sebáceas son más activas. Para ello te recomendamos mantener una alimentación rica en frutas y verduras así como una adecuada hidratación que estimule la eliminación de toxinas en el cuerpo.

– Evita la ropa muy ajustada que impida a la piel transpirar.

– Realiza masajes en la espalda con un guante de crin para estimular la circulación y elimina impurezas.

– La piel de la espalda también necesita protección contra los rayos del sol para evitar resequedad y la aparición de manchas, por lo que es imprescindible usar un buen protector solar.

– Ejercicios como nadar de espaldas, practicar yoga o andar en bicicleta son una gran alternativa para fortalecer la espalda.

– Evita el uso de tacones demasiado altos ya que estos pueden producir desviaciones en la espalda.

– Utiliza la talla adecuada de brasier, de otra forma, se formará ese incómodo “gordito” cerca de los brazos.

– Si tu trabajo te exige permanecer muchas horas sentada, procura hacer ejercicios de flexión  y estiramiento para darle a tu espalda la oportunidad de descansar y evitar molestos dolores en esta zona.

FUENTE CROMOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *