El Valle de Aburrá tendrá 320.000 árboles más

Una estrategia para obtener más espacios públicos verdes en el Valle de Aburrá y tener más especies, inició el Área Metropolitana para tratar de suplir, en parte, el déficit de 700 mil árboles que según estándares de la Organización Mundial de la Salud, OMS, tienen Medellín y sus nueve municipios vecinos.

Para enfrentar esta situación una de las estrategias será la creación del Fondo de Compensación Metropolitano.

Otra de las alternativas que ya le fue propuesta por el director del Área Metropolitana, Eugenio Prieto, al Ministerio del Medio Ambiente para que se aplique en todo el país, es que “se mire la posibilidad de que empresas constructoras que trabajan con mercados a futuro hagan compensaciones anticipadas de árboles.

Esto permitirá, explicó Prieto, “que una empresa que esté haciendo mercados a futuro no siembre ahora un arbusto que demora de 15 o 20 años para crecer, sino que lo entregue ya trasplantado, grande, robusto y fortalecido”.

Advirtió que esto se debe hacer porque el Valle de Aburrá tendrá que cambiar el paradigma de criterios de satisfacción como sucede hoy, por criterios de sostenibilidad, y esto tiene que ser rápidamente ante el daño que se le está haciendo a la atmósfera por las emisiones contaminantes que están expidiendo, en especial, las fuentes móviles que requieren de los combustibles fósiles.

Árboles adecuados

María del Pilar Restrepo Mesa, subdirectora Ambiental del Área Metropolitana, explicó que los constructores podrán hacer la reposición de los árboles antes de iniciar los proyectos y puede ser vía arbórea, pero, como también hacen falta espacios públicos verdes, a través tierras, y para esto se creará el Fondo de Compensación Metropolitano.

La funcionaria agregó que la meta para este cuatrienio del Área Metropolitana es plantar 320 mil árboles, para suplir casi en la mitad ese déficit de 700 mil árboles en el Valle de Aburrá. En el pasado cuatrienio la siembra de árboles llegó a
25 mil individuos.

Anotó que ya se cuenta con el inventario del arbolado urbano según el cual se ha establecido qué especies son aptas para ciertos sitios como andenes, separadores, orejas de puentes, avenidas, plazoletas y parques.

Por su parte, Alexánder Osorio, decano de la Facultad de Ciencias Agrarias de la Universidad Nacional, sede Medellín, dijo que el claustro tiene convenios con el Área Metropolitana para la reposición y mantenimiento del arbolado urbano de la región.

Indicó que por la polución que tiene hoy el Valle de Aburrá se buscarán especies resistentes a la contaminación y que estén acordes con el ecosistema de cada una de ellas.

Advirtió que el arbolado sirve para capturar dióxido de carbono, CO2, pero cuando hay árboles viejos, estos no lo capturan, sino que lo emiten. Pero, agregó, hay otros como los de la Unidad Carlos E. Restrepo que generan problemas con el sistema radicular.

FUENTE EL COLOMBIANO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *